Tripofobia

Si has notado un cambio de humor o temor irracional al observar algo con muchos hoyuelos, agujeros o perforaciones, puede que sufras tripofobia. Un mal que afecta al menos el 25% de las personas. Aquí te explicamos todo lo que debes saber sobre esta fobia, sus causas, tratamientos y más. Acompáñanos, y veamos en qué consiste.

tripofobia-que-es-y-que-lo-causa

¿Qué es la tripofobia?

Para tener claro qué es tripofobia, lo esencial es entender la definición: la tripofobia es el miedo o repulsión exagerado que sufre una persona ante la presencia de un patrón repetitivo de figuras iguales y juntas. Entre ellas, los círculos, un panal de abejas, hoyos, cuadrados, rectángulos, etc. Algunas personas no prestan atención a estos síntomas, y no saben que es más grave de lo que piensan; es una enfermedad.

Entonces, tripofobia es: tener fobia a los agujeros. O mejor dicho: consiste en temer desproporcionadamente a los patrones repetitivos de figuras. Puede que si sientes náuseas y ansiedad al observar objetos o imágenes con huecos o figuras que continúen un patrón regular, es muy probable que padezcas este trastorno.

Galería de tripofobia

Esta fobia se ha convertido en un fenómeno en internet, pero en la vida real y fuera de tendencias, lo que se vive a diario es un sin números de sensaciones como dolor intenso, sofocos y mareos; todo esto debido objetos o figuras abstractas (una esponja, burbujas en un refresco, panal de abejas, lunares en textiles) cuando estas se hacen presentes, ocasionan estos síntomas. Vamos a ver a continuación una serie de imágenes de tripofobia.

Perforaciones en la piel

Perforaciones-en-la-piel

El coral

El-coral tripofobia

Ropa de lunares

Ropa-de-lunares

Pajuelas o tubos apilados

Pajuelas-o-tubos-apilados

Micrófono

tripofobia micrófono

Burbujas de una bebida

Burbujas-de-una-bebida

Una esponja de lavar

Una-esponja-de-lavar

Panal de abejas

Panal-de-abejas

Tronco con agujeros

Tronco-con-agujeros tripofobia

¡Increíble!, pues la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association) no la toma en su Manual para el Diagnóstico de Trastornos Mentales o DSM, un gran porcentaje de personas dicen sentir ansiedad, pánico y no soportar cuando están frente a estos objetos.

Estas pueden ser sus causas

Según estudios, la mayoría de las fobias que el ser humano padece tiene origen en una desagradable situación o experiencia que fue traumática, también puede ser aprendida o heredada.

En el 2013 la prestigiosa revista Psychological Science, publicó un estudio realizado por la universidad de Essex, en el cual no calificaba a la tripofobia como el resultado de una mala experiencia o herencia cultural. Su estudio arroja otros resultados que no tiene nada que ver con malos ratos.

Cuando una persona con esta enfermedad observa estos repetitivos patrones, le provocan evidentes síntomas, los cuales son muy similares a los que aparecen al ver un animal salvaje o venenoso.

Muchos de los animales más letales del planeta, como por ejemplo la cobra real, algunas arañas, la rana punta de flecha, el pulpo de anillos azules, el caracol cono de mármol o algunos escorpiones, tienen en su piel patrones repetitivos de figuras abstractas.

Por tanto, se puede decir que, la tripofobia puede ser un mecanismo evolutivo natural de defensa que alerta a nuestro cerebro. Es decir, la persona siente repulsión y se pone nerviosa al observar un patrón similar al de estos peligrosos animales como si fuera una alarma para no acercarse. Posiblemente hace cientos o miles de años, este “mecanismo de alerta” salvó la vida a muchos de nuestros más antiguos antepasados.

Científicamente, este puede ser uno de los motivos de sufrir esta fobia. Es decir, sentir palpitaciones o nervios frente a la visión de muchos agujeros, manchas o figuras geométricas que recuerdan a los animales más venenosos del mundo. Lo podemos llamar imágenes tripofóbicas.

¿Qué síntomas provoca tripofobia?

Los síndromes que esta fobia resalta, se muestran en un nivel bastante variado y se pueden percibir de formas distintas en función de cada persona. Asimismo, la intensidad de los mismos también es variable. Las principales señales o síntomas que la tripofobia puede presentar son los siguientes:

  • Ansiedad
  • Palpitaciones
  • Repulsión
  • Asco o repugnancia
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Mareo
  • Hormigueo en las extremidades
  • Sensación de debilidad o desmayo
  • Náuseas o vómitos
  • Sensación de falta de aire
  • Sudoración excesiva
  • Temblores

Cómo se cura la tripofobia

Por fortuna, la tripofobia tiene cura, así como todas las fobias. Existen diversos tipos de tratamientos que se pueden aplicar para, mediante medicamentos o terapias psicológicas, y poder superarla. A continuación te explicamos los diferentes métodos habituales que se realizan:

Cura de tripofobia por exposición gradual

El tratamiento consiste en que el psicólogo, poco a poco y de forma gradual, expone al paciente a la fuente que le provoca la fobia. A principio con imágenes que presenten mínimamente un patrón de figuras geométricas repetitivas (tubos apilados) y ayudándole a identificar y controlar los síntomas mediante diferentes ejercicios.

Con la exposición constante de imágenes, el paciente se presentará menos afectado y con poca ansiedad, se verá capaz de controlar sus síntomas. Las imágenes a mostrar deben estar ordenadas por niveles, pues no se le pueden mostrar todas de inmediato. La idea es que la persona con tripotofia asimile con seguridad.

Terapia cognitivo conductual

Este tipo de terapia para curar la fobia es magnífico, pues se basa en lograr un cambio en la mentalidad o visión que el paciente tiene respecto a su fobia. En muchas ocasiones se le hace reflexionar, pensar y hablar abiertamente sobre ello con el fin de que naturalice su conducta.

Del mismo modo, este tratamiento también requiere la gradual exposición a aquellos que provocan los síntomas, pero en combinación con otro tipo de técnicas que van a conseguir el autocontrol.

¡Si hay medicación!

Todo depende de cómo el individuo reaccione a las demás técnicas terapéuticas, el medico psiquiatra podrá prescribir medicamentos tranquilizantes, antidepresivos o beta bloqueadores para el tratamiento de la fobia. Normalmente suele ser en casos que sean un poco más severos o graves.

Los medicamentos tranquilizantes controlan la ansiedad producida ante la exposición al origen de la enfermedad.

Los antidepresivos se emplean para aquellos casos de fobias con cierta severidad y podrá controlar sus síntomas. Actúan como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Los medicamentos beta bloqueadores contrarrestan los efectos de la adrenalina que el organismo produce cuando el paciente se expone a su temor. Hacen que el ritmo cardíaco y la tensión arterial se disminuyan y reduce los temblores.

Pero debemos insistir que en la gran parte de los casos, no es necesario medicación para curar la tripofobia. Se usarían tan sólo en aquellos casos que verdaderamente son serios e impidan llevar una vida normal.

Para el resto de casos, son muy efectivas las terapias psicológicas y otros métodos, como por ejemplo la meditación o el yoga, que consiguen disminuir, controlar y hasta eliminar la ansiedad.

Tipos de tripofobia

Dentro de la psicología aún no se ha determinado como una fobia formal, actualmente se han catalogado dos tipos de tripofobia diferentes que detallamos a continuación:

Tripofobia extrema

una tripofobia se considera extrema cuando la tolerancia a estos patrones repetitivos de figuras geométricas, hoyos, agujeros o huecos, es muy baja. Se puede dar por afecciones cutáneas, tripofobia en perros o imágenes como las que hemos visto al principio de este documental. Este tipo de fobia o temor aparentemente injustificado, afecta gravemente la calidad de vida del paciente, ya que en su entorno va a encontrar de forma recurrente estímulos fóbicos.

Tripofobia en la piel

es una fobia muy parecida a la dermatopatofobia, que padecen las personas con un irracional miedo a las erupciones y afecciones en la piel que se presentan con pautas repetitivas. Puedes encontrar miles de ejemplos de imágenes fuertes reales de tripofobia en la red. Que si bien en algunos casos son reales, en la vida real, no es habitual encontrarlo en humanos.

Tenemos para ti una serie de consejos

Tal y como hemos comprobado este tipo de fobia, aunque es poco conocida, se presenta en miles de personas de todo el mundo. Si crees que padeces este tipo de fobia no dudes en tratarla cuanto antes, ya que la ansiedad que provocan dichos estímulos puede ir en aumento. La efectividad y tiempo del tratamiento depende de cada caso, sin embargo cuanto más se ha cronificado más costoso resulta el tratamiento.

Dependiendo de cada persona cada caso de tripofobia puede ser diferente, lo que mide la gravedad del miedo es la frecuencia y la intensidad que se presenta ante el estímulo al que se le teme. No todos los casos son iguales y por eso cada terapia debe ir adaptada a las necesidades y posibilidades de cada persona en cuestión.

Aclaramos que este artículo es estrictamente informativo, no realizamos diagnósticos ni prescripciones de tratamiento médico alguno.

Y recuerda, si te ha gustado… compártelo en las redes sociales, con tus amistades o familiares o déjanos un comentario.

Referencias

Temas relacionados

Fotofobia ¿Conoces sus síntomas y causas?

Tripofobia
4.8 (95%) 4 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here